Laicismo

Laicismo

La razón de ser del Estado es garantizar la convivencia pacífica entres las personas dentro de una sociedad. En una sociedad como la mexicana conviven múltiples ideologías políticas y credos religiosos, la Constitución reconoce esta pluralidad y, cómo garante de los derechos y libertades de los mexicanos, se declara neutral frente ésta. Es decir, ningún gobierno del país —municipal, estatal o federal— puede impulsar políticas públicas o elaborar programas de gobierno que tengan como base alguna ideología o un credo religioso en particular.

Con respecto a la educación, el gobierno debe proporcionar información objetiva, científica y veraz, y alejada de cualquier fanatismo, este es un derecho de todas las personas, niños, niñas, adolescentes, adultos. Cualquier violación a la neutralidad del Estado en el aspecto religioso o ideológico, vulnera la estabilidad y el equilibrio de nuestra sociedad.

El Estado debe promover el respeto entre las diferentes ideologías y religiones y garantizar que nadie será perseguido,

estigmatizado o discriminado por sus valores o creencias particulares, que las libertades de todos y todas serán respetadas y que sus derechos no serán violados por supuestos religiosos e ideológicos bajo ninguna circunstancia.

La laicidad no debes ser malentendida, no está en contra de ninguna religión, ni ataca la libertad de creencia de las personas, cada persona es libre de creer y adoptar los valores morales y religiosos que así decida. El laicismo en el Estado defiende la libertad religiosa de todas las personas, y evita la imposición y coerción para adoptar creencias de este tipo.

En ddeser trabajamos para que las políticas públicas en materia de derechos sexuales y reproductivos estén libres de fanatismos religiosos y sirvan para beneficiar a todas las personas. Respetamos plenamente todos los credos y promovemos que las políticas públicas respeten las autonomía y libertad de decidir de todos y todas las mexicanas.

Minisitios

28 de Mayo, 2013